lunes, 7 de septiembre de 2015

Sin curiosidad no hay creatividad

Me he pasado el último mes fotografiando ventanas, imaginando historias de todo tipo, desde dramas románticos, dulces cuentos y antiguos soldados de guerra que lucharon porque su amor no cayera en el olvido.

Gracias a  @Lespetiteschosesdudimanche y @latortuguistablanca por su iniciativa #awindowastory por hacernos pensar y soñar a través de cada ventana.  El reto consistía en fotografiar una ventana e imaginarte la vida de las personas que vivían dentro.

Aquí os dejo la mía, por la que finalmente me decidí a participar, para los que no me seguís en Instagram, se merecía un post propio. 


La historia de mi ventana:

"De sobra sabia que unas plantas no ablandarían el corazón de un hombre, pero sí que una bonita ventana muestra el alma de un hogar en una sola mirada. Cada temprana mañana a las seis, ni un minuto más ni un minuto menos, Martha riega cada maceta con todo su empeño, prepara un pastel de limón y espera a que el cartero deposite sus cartas... con la esperanza tal vez, de tener el valor un día, de invitarle a un trozo de pastel y una taza de té".


Espero que os haya gustado. Aquí os dejo mi collage resumen de algunas de las ventanas de las que me he enamorado este verano.



Por último, os animo a todos a participar en este tipo de retos inspiradores que te hacen ver los pequeños detalles de las cosas, mantener vuestras mentes creativas y cómo cada simple ventana tiene alma y está llena de belleza. 

Y recordar...

"Sin curiosidad no hay creatividad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...